menu
   
 
 
 
Las opiniones expresadas en este Blog son estrictamente personales y no pueden ser atribuidas a ninguna empresa o institución para la que trabaje o haya trabajado su autor. Cualquiera puede reproducir total o parcialmente estos textos, siempre que cite su procedencia.

27 MAYO 2015 Imprimir

Empiecen desalojando a los corruptos, por favor / PSOE, Podemos, Elecciones 24 Mayo 2015 / Publicado en infoLibre

Las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo no fueron un nuevo 14 de Abril, un seísmo de tal magnitud que haga inevitable un cambio de régimen. Nadie lo esperaba, por otra parte. Sus resultados, sin embargo, son más rotundos en la dirección del cambio de lo que podía augurarse.

El PP sufre un varapalo merecido y considerable. Gobernar contra la gente y entregarse con descaro a la corrupción terminan pasando factura electoral. Lo ejemplifican los batacazos de Esperanza Aguirre, Rita Barberá, Monago, Cospedal y otros mascarones de proa de la derecha. Mariano Rajoy no tiene garantizada la reelección en otoño.

El bipartidismo sigue erosionándose. Del 70% de las municipales de 2007 y el 65% de 2011, la suma de los votos del PP y el PSOE pasa al 52%. Podemos, en solitario o en el seno de candidaturas de unidad popular y ciudadana, supera el resultado jamás obtenido en el conjunto de España por una tercera fuerza política. La formación de Pablo Iglesias sale viva y coleando del bombardeo sufrido durante el invierno. Ciudadanos, por su parte, se confirma como fuerza nacional, aunque con menos brío de lo anunciado.

La decencia y la justicia motivan a más votantes que el miedo y el patrioterismo. Sumando los resultados de todas sus candidaturas, la izquierda vuelve a ser electoralmente mayoritaria en España. Que los partidos y movimientos que la componen sepan transformar esa mayoría en gobiernos municipales y autonómicos, es lo que veremos en las próximas semanas. Que atinen a que esa mayoría termine desalojando al PP de La Moncloa, es incierto.

Las grandes ciudades van más lejos en la expresión de su deseo de cambio que las pequeñas y el mundo rural. El rumbo lo marcan las grandes ciudades, siempre ha sido así. En ese sentido, es inquietante para el PSOE el hecho de que en Madrid y Barcelona sus candidaturas hayan sido superadas por las unitarias apoyadas por Podemos.

Miguel Mora escribió el lunes en ctx.es que la Segunda Transición comenzó el domingo. Se refería a esa amplia puesta al día de nuestra muy mejorable democracia que el 15M fue pionero en reclamar. Bien podría ser así, añado por mi parte, si los vencedores políticos del 24 de mayo no se dejan llevar por la intransigencia partidista, si piensan y actúan guiados por el corazón y el cerebro y no por las tripas y el bajo vientre.

En lo inmediato, se trata de desalojar a los sinvergüenzas de sus poltronas gubernamentales allí donde aritméticamente sea posible hacerlo. Tengo la impresión de que mucha de la gente que votó por candidaturas y mareas unitarias, PSOE, Podemos, Compromís, IU y otras fuerzas, no entendería que los sinvergüenzas siguieran de alcaldes y presidentes tan sólo porque los demás no se entienden por un quítame allá esa vicealcaldía. Ya no digamos por algún tipo de tamayazo.

Convertir en gobiernos las mayorías electorales a favor del despido de personajes como Rita Barberá es el reto inmediato de las fuerzas de izquierda. Háganlo, por favor. Apoyos o abstenciones en las investiduras, gobiernos de coalición, alianzas parlamentarias de geometría variable…, encuentren las fórmulas adecuadas a cada caso concreto, que las hay. En lo urgente –frenar los desahucios, restablecer servicios sociales mínimos, perseguir la corrupción, manejar con decencia el presupuesto…-, dicen estar de acuerdo.

No me llamo a engaños. El PSOE y Podemos –por hablar de ellos- no sólo no comparten receta, tampoco comparten diagnóstico. El PSOE –sobre todo su cúpula más felipista- no quiere una Segunda Transición, piensa que sería suficiente con su llegada al poder, políticas más sociales y retoques al sistema de 1979. Podemos es más rupturista, propone un nuevo comienzo a través de un proceso constituyente.

Pablo Iglesias aspira a que Podemos ocupe el espacio de una auténtica socialdemocracia abandonado en los últimos lustros por el PSOE y sus parientes europeos. No es la única posición en el seno de Podemos, pero es la más inteligente. El PSOE, por su parte, se redescubre ahora de izquierdas, pero ahí tiene un problema de credibilidad. Muchos de sus antiguos o potenciales votantes no han olvidado lo peor del felipismo, los últimos años de Zapatero y el maniobrerismo de Rubalcaba. Tampoco la ansiedad de Pedro Sánchez por hablar de baloncesto con el Rey o fotografiarse pactando con Rajoy

El PSOE y Podemos se han dicho cosas muy duras en el último año, han intercambiado insultos fratricidas, para alegría del IBEX, los dinosaurios mediáticos y el PP. El PSOE ha compartido con la derecha el argumentario de que Podemos es Venezuela, ETA y hasta Satán; Podemos ha querido presentar al PSOE como lo mismo que el PP en materia de corrupción, autoritarismo y espíritu antisocial. Una y otra cosa son injustas. Ni Podemos está proponiendo una España chavista –aunque haya bolivarianos o ex bolivarianos en sus filas-, ni la inmensa mayoría de los militantes y votantes del PSOE pueden ser tildados de casta –aunque algunos de sus dirigentes, ex dirigentes y socios mediáticos sean muy del IBEX-.

Cierto es que, durante la campaña, el PSOE y Podemos han procurado evitar agredirse mutuamente y se han concentrado en lo principal. Cabe felicitarles por ello. ¿Logrará el espíritu de acuerdo anunciado por Ángel Gabilondo y Manuela Carmena imponerse al sectarismo que suele caracterizar a los aparatos de los partidos? Ojalá. Los sinvergüenzas tendrían que abandonar un poder municipal y autonómico que ya no se corresponde con el deseo de la mitad más uno de los votantes. ¿Pervivirá ese espíritu a lo largo del verano y el otoño? En ese caso, quizá Rajoy no se comiera el turrón en La Moncloa.

El PSOE ha salvado los muebles en estos comicios, pero ha seguido perdiendo cientos de miles de votos, sobre todo entre los jóvenes y en las grandes ciudades. En cuanto a Podemos, ha obtenido sus mejores resultados en candidaturas unitarias y lideradas por independientes como Manuela Carmena y Ada Colau. Uno y otro deberían reflexionar.

Este artículo en infoLibre


 
13 MAYO 2015 Imprimir

Diario "España", de Tánger, un faro en el Estrecho / Publicado en Heraldo de Madrid / Periodismo / Tánger / Tangerina

En las décadas de 1950 y 1960, miles de lectores se sentían frustrados en Cádiz, Sevilla, Málaga y Madrid cuando los quiosqueros les informaban de que el diario España no había llegado ese día porque el temporal del Estrecho impedía la navegación entre Tánger y Algeciras. España era un soplo de aire fresco en el polvoriento y claustrofóbico escenario periodístico de la España de Franco, aquella Plaza de Oriente mediática de adhesión incondicional al Caudillo

Medio siglo después, cuando comencé a escribir Tangerina y tuve que imaginar una profesión para el marido de Olvido, la protagonista del tramo de la novela que transcurre en 1956, la idea de que éste fuera periodista del diario España no tardó ni un segundo en imponerse. La historia de Olvido cobraba así la verosimilitud que exigía la novela.

España fue una maravillosa rareza: un diario oficialmente franquista que se las apañaba para ofrecer un punto de vista liberal, en el buen viejo sentido de la palabra, gracias a su extraterritorialidad. Un precursor de la Transición Periodística española, el primero en caminar por la estrecha y azarosa senda que, en los años siguientes, los abiertos por Manuel Fraga al frente del negociado de Prensa, recorrerían publicaciones como Mundo, SP, Madrid, Informaciones, Tele/eXprés, Triunfo, Cuadernos para el Diálogo y otros.

Esa rareza no se puede entender sin recordar que Tánger fue, de hecho o de derecho, una ciudad internacional en las seis primeras décadas del siglo XX. Una ciudad de todos y de nadie, donde primaban las ideas de libertad, apertura y modernidad. El refugio, pues, de miles de europeos y norteamericanos de ideas y formas de vida heterodoxas.

La Prensa en la lengua de Cervantes tiene una larga tradición en Tánger. De hecho, la primera publicación periódica impresa en la ciudad fue el semanario Al Mogreb Al Aksa, alumbrado en 1883 por el gibraltareño Gregorio Trinidad Abrines. Estaba escrito en castellano y allí publicaba el anarquista gaditano Fermín Salvochea. En 1885 le siguió La Africana, un semanal satírico, y el año siguiente, El Eco Mauritano, que salía dos veces a la semana, se ocupaba de política y literatura y había sido fundado por los judíos tangerinos Isaac Toledano e Isaac Laredo y el editor español Agustín Lugaro. En las siguientes décadas llegarían los diarios La Crónica, El Porvenir y El Heraldo de Marruecos, y el semanario Democracia. Alberto España sería la gran figura periodística en castellano del Tánger de la primera mitad del siglo XX.

España nació en 1938 y tuvo como padrino al coronel Juan Beigbeder, el Alto Comisario franquista en el norte de Marruecos inmortalizado en la novela de María Dueñas El tiempo entre costuras. Una leyenda tangerina asegura que Beigbeder recibió de los nazis el dinero necesario para poner en marcha el periódico. Puede que fuera así, puede que fuera de otro modo, las historias se cuentan en Tánger con el perfume de Las Mil y Una Noches; lo cierto es que España nació como un órgano de propaganda franquista en el Tánger internacional.

Gregorio Corrochano, un gran crítico taurino amigo de Beigbeder, fue el encargado de dirigir el nuevo diario. Y fue él quien, tras la derrota de Hitler en la II Guerra Mundial, lo hizo evolucionar hacia posiciones templadas. Corrochano contrató a periodistas republicanos perseguidos al otro lado del Estrecho, como Jaime Menéndez, El Chato, y Fernando García-Vela, ambos procedentes de El Sol, y fomentó en la redacción un clima de cultura, profesionalidad y tolerancia en sintonía con la ciudad.

El diario, por supuesto, no se metía con Franco. Seguía publicando las informaciones oficiales del régimen, pero sin apenas ocultar que lo hacía por obligación. Su especificad, lo que interesaba a los demócratas españoles residentes en Tánger y a miles de lectores del otro lado del Estrecho, era el aperturismo con que trataba los asuntos internacionales y culturales.

“España llegó a vender 50.000 ejemplares, una cifra muy alta para un diario local de la época”, recuerda el periodista Domingo Del Pino. Su aspecto era más moderno que las publicaciones peninsulares del momento, y sus contenidos, más plurales. Simpatizaba con las democracias triunfantes en la II Guerra Mundial y apoyaba la idea de la construcción europea. Informaba de las novedades cinematográficas, literarias y musicales de Estados Unidos, Inglaterra y Francia, sin censurarlas por escandalosas que fueran para el dogma hispano-católico.

La jerarquización de su portada podía ser todo un editorial. En una escena de Tangerina, Olvido señala que no se le ha escapado el guiño a los lectores de una de octubre de 1956 en la que se da primacía a la noticia de la concesión del Premio Nobel al exiliado Juan Ramón Jiménez sobre la del encuentro del Caudillo con los nuevos embajadores de Cuba e Irak. Olvido es fruto de mi imaginación, pero esa primera plana es real.

España cerró en 1971. Su penúltimo director fue Eduardo Haro Tecglen, que había asumido el cargo en junio de 1967; el último, Manuel Cruz. Fermín Vílchez ha reconstruido los últimos años del rotativo en su Historia Gráfica de la Prensa Diaria Española, un tiempo de problemas económicos causados por la pérdida de publicidad y lectores, y de problemas políticos y administrativos derivados de la reincorporación de Tánger a un Marruecos de nuevo independiente. El período internacional de la ciudad quedaba atrás: la mayoría de sus habitantes judíos, europeos y americanos hacía las maletas.

El edificio del diario España sigue en pie en la calle que se llamó de Cervantes y hoy lleva el nombre de Ibn Toumert. Hace chaflán y es coqueto, de dos alturas, con un portal neoclásico y una fachada rojiza con entrelazados geométricos. El ayuntamiento no autoriza de momento el uso de la piqueta para demolerlo y construir en su lugar uno de esos bloques de apartamentos que florecen en el resucitado Tánger.

Este artículo en Heraldo de Madrid

Tangerina en Planeta de Libros

l


 
Más entradas de este Blog en las siguientes páginas: | resultados por página